Visita pediátrica: control del bebé de 1 año

Visita pediátrica: control del bebé de 1 año

¡Es el chequeo del primer año! Tu bebé estará más inquieto y preocupado de ser examinado que nunca, pero no te preocupes; es normal. El consultorio de tu médico sin duda tiene un montón de juguetes interesantes para que los niños puedan jugar, pero no te sorprendas si quiere estar cerca tuyo cuando se acerca tu médico.

Inmunizaciones

Tu bebé recibirá algunas vacunas en esta visita. No ayuda mucho que le adviertas a una bebé de esta edad sobre las vacunas, ya que su sentido del tiempo y su entendimiento es limitado. Él notará cualquier aprensión en tu voz o modales. Está presente allí para sostener a tu bebé y distraerlo con una canción o un juego. Si mantienes tu actitud tranquila y comprensiva, tu bebé no se pondrá tan molesto.

En esta visita, el médico probablemente:

  • Pese y mida a tu bebé. Su tasa de crecimiento comienza a desacelerarse. Haz clic aquí para ver la tabla de crecimiento  .
  • Le dé a tu bebé la próxima ronda de inmunizaciones (probablemente DTaP, Hib, poliomielitis, MMR y, tal vez, varicela).
  • Conteste cualquier pregunta que puedas tener sobre vitaminas, suplementos y la dieta de tu bebé.
  • Pueda aclarar tus inquietudes sobre el crecimiento o el peso de tu bebé.
  • Para el año, ya habrá triplicado el peso que tenía al nacer. Tu bebé crecerá más lentamente, pero de manera constante, en este segundo año.
  • Si tu bebé es demasiado gordito, puede ser porque está tomando demasiada leche. Tu médico te hará saber si el peso de tu bebé es desproporcionado en relación a’ su altura, y si debes cambiar lo que está comiendo. Los bebés no necesitan "dietas", solo un menú saludable.
  • Conversa sobre el tema del jugo, ya que muchos problemas nutricionales se deben a que un bebé se ha convertido en un “adicto” al jugo.

Lo que tu médico querrá saber

Cada bebé es diferente y alcanza las metas de desarrollo en tiempos únicos. Aún así, es bueno hablar del desarrollo individual de tu bebé con el médico.

  • ¿Tu bebé ha consultado a otro profesional desde la última visita? De ser así, ¿por qué? ¿Cuál fue el resultado de esa visita? ¿Se recetaron medicamentos o tratamientos?
  • ¿Tu bebé ya tiene algún diente? Si es así, ¿cuántos?
  • ¿Puede ponerse de pie y alejarse de todo lo que lo sostiene? ¿Puede ir de un lugar a otro de alguna manera?
  • ¿Está caminando por su cuenta o si lo sostienes de su mano?
  • ¿Puede decir algo más que "mamá" y "papá"? Si es así, ¿qué?
  • ¿Usa palabras sin sentido y escucha las conversaciones? ¿Puede imitar algo?
  • ¿Se da vuelta al escuchar su nombre y los nombres de objetos familiares?
  • ¿Señala con el dedo las cosas que quiere o las cosas que quieres que tú te des cuenta?
  • ¿Le gustan los juegos como "cucú" y "tan grande", o hace gestos para sus canciones favoritas?
  • ¿Juega con objetos utilizando las dos manos?
  • ¿Se alimenta por sí mismo con sus manos o bebe de una taza?
  • ¿Intenta imitar tareas familiares como barrer el piso o lavarse la cara?
  • ¿Puede buscar objetos ocultos?

Conversa

  • Análisis de plomo
    Este puede ser un análisis de sangre obligatorio u opcional. Habla sobre posibles exposiciones al plomo. Muchos médicos tienen una lista de verificación para evaluar el posible riesgo de envenenamiento por plomo de tu hijo. Si tu bebé vive en una casa construida antes de 1972, probablemente necesitará el análisis.
  • Pruebas de seguimiento
    Si tu bebé tuvo un examen de audición o vista anterior, debido a alguna cuestión en especial, recuérdaselo a tu médico. Puede ser un buen momento para hacer exámenes de seguimiento.
  • Enfermedades contagiosas
    Si alguien en tu casa o en contacto frecuente con tu bebé tiene una enfermedad infecciosa grave, como tuberculosis, hepatitis, o meningitis, puede ser que tu bebé necesite una prueba.
  • Enfermedades recientes, medicamentos o emergencias
    Si tu hijo está tomando algún medicamento o ha visitado una sala de emergencia por algún motivo desde la última visita, infórmaselo a tu médico. Lleva los registros o medicamentos contigo.
  • Disciplina
    Tu médico te puede ayudar con la disciplina, un tema que preocupa a la mayoría de los padres a esta edad. Es bueno poder obtener algunos consejos ahora porque el comportamiento de tu niño pequeño es probable que se torne más desafiante. Haz que todos en el hogar participen en esta conversación con tu médico, de ser posible.
  • Cuestiones familiares
    Si ha habido un gran cambio en tu familia tales como un cambio o pérdida del empleo, una muerte, un divorcio, o cualquier asunto que pueda estar causando estrés en la familia, infórmaselo a tu médico. Esto afectará a tu bebé, y seguramente querrás aprender maneras para ayudarlo a lidiar con esto.
  • Seguro de salud
    Si ya no tienes seguro de salud para tu hijo, comunícaselo. Hay disponible programas para obtener cobertura.

¡Habla sin reservas!

Puede haber algunas cuestiones de especial interés para ti o tu médico. Infórmale a tu médico si tu hijo:

  • No puede o no soporta su peso en sus piernas.
  • Tiene uno o ambos ojos cruzados, incluso parte del tiempo.
  • No usa ambas manos de igual manera.
  • No usa palabras reales, no sabe su nombre, y/o no balbucea o dice cosas incoherentes.
  • No gatea ni avanza de alguna manera.
  • No parece curioso, exuberante o feliz la mayor parte del tiempo, o no busca la interacción social con personas conocidas.
  • No tiene miedo a los extraños o ansiedad ante las separaciones. (El miedo y la ansiedad en estas situaciones son normales en esta edad).
  • No señala las cosas.
  • Parece que tiene problemas con su visión o audición.
  • Ha perdido una habilidad que solía tener.
  • No come por sí solo.
  • Tiene náuseas o se ahoga frecuentemente, se babea o le cuesta tragar líquidos.

Aunque cada bebé es diferente y alcanza las metas de desarrollo en tiempos únicos, todavía es bueno mencionar cualquier problema o inquietud sobre el desarrollo de tu bebé con tu médico.

 

También te puede interesar:

Toallitas húmedas

Toallitas húmedas Pampers® Natural Clean

Una suave y fuerte toallita húmeda para una limpieza refrescante