Visita pediátrica: control del bebé de 18 meses

Visita pediátrica: control del bebé de 18 meses

Esta es una visita muy importante. Tu hijo tiene pendiente muchas inmunizaciones, se debe evaluar su crecimiento, y las cuestiones de la disciplina y el sueño están generalmente en la mente de los padres. Desde el punto de vista del médico, se espera que esta visita sea la más desafiante. No te sorprendas si tu pequeño no coopera en lo más mínimo. Se espera que se retuerza y llore.

Así es como te debes preparar para esta visita.

  • Tu bebé puede necesitar una inyección de refuerzo para las vacunas que ya tiene aparte de las vacunas nuevas. Controla tu cronograma de inmunización y vuelve a verificar con tu médico para asegurarte de que las vacunas de tu bebé estén al día.
  • Viste a tu pequeño con un traje de dos piezas que sea fácil de quitar. Planifica tenerlo en tu regazo la mayor parte del examen. Lleva uno o dos juguetes de la casa. Los bocadillos también la ayudarán a superar esta visita.

En esta visita el profesional probablemente:

  • Pese y mida a tu hijo. Haz clic aquí para ver la tabla de crecimiento .
  • Dale tu opinión sobre el desarrollo y crecimiento emocional de tu pequeño.
  • Repasa su desarrollo para asegurarte de que está al día.
  • Habla sobre las cuestiones disciplinarias.

Tu médico deseará saber lo siguiente:

  • ¿Tu bebé ha consultado a otro profesional desde la última visita? De ser así, ¿por qué? ¿Cuál fue el resultado de esa visita? ¿Se recetaron medicamentos o tratamientos?
  • ¿Cómo están sus habilidades para caminar, correr y trepar? ¿Puede caminar hacia atrás?
  • ¿Cómo están sus aptitudes lingüísticas? ¿Qué dice? ¿Ya une palabras? ¿Cuántas palabras tiene?
  • ¿Entiende órdenes de un paso, como "Busca tus zapatos" o "Tráeme un pañal"? ¿Puede escuchar y seguir un cuento simple? ¿Mira las ilustraciones en un libro?
  • ¿Responde a pedidos sencillos o juegos simples como “cucú”?
  • ¿Cómo juega? El tipo de juego en que participa un niño nos dice sobre las capacidades cognitivas. ¿Te imita cuando realizas las tareas domésticas? ¿Puede apilar bloques?
  • ¿Puede usar herramientas como una cuchara o un tenedor, o usar un juguete para obtener otro?
  • ¿Comienza a decir "no" y tiene berrinches? Estos son signos buenos de crecimiento emocional y cognitivo.
  • ¿Puede arrastrar un juguete por el suelo?
  • ¿Puede usar una cuchara y tomar de un vaso?
  • ¿Puede señalar una parte del cuerpo cuando se le indica?

Conversa

La mayoría de los padres se preocupa por tres factores a esta edad: dieta, disciplina y cómo hacer que su hijo se duerma. Estas cuestiones confusas y molestas están relacionadas con el sentido de independencia creciente de tu bebé. Otras inquietudes pueden incluir cómo manejar los "no" y los berrinches, y cómo hacer que tu hijo coma.

  • Dieta Informa a tu médico lo que come tu hijo estos días. Si tu bebé aún toma el biberón, habla sobre cómo eliminar el hábito. Si crees que tu bebé es tan quisquilloso para comer y que no recibe la nutrición adecuada, convérsalo con tu médico. El apetito y el índice de crecimiento disminuyen durante los años en que empiezan a caminar. Debería usar una cuchara y tomar, al menos, de un vasito para sorber. Pregunta sobre las vitaminas y el flúor.
  • Disciplina Informa a tu médico si tu pequeño se muestra difícil de controlar. Conversa sobre las medidas que tomas cuando disciplinas a tu hijo.
  • Sueño Las cuestiones relacionadas con el sueño son habituales a esta edad. Prueba llevar un diario de los patrones de sueño de tu hijo durante al menos tres días, y llévalo a la consulta. Tu médico podrá sugerirte soluciones. Ayudar a los niños a calmarse significa desarrollar buenos hábitos.

¡Habla sin reservas!

Cuéntale lo siguiente a tu médico:

  • Si tu bebé tiene un ojo desviado que aún lo está, incluso de vez en cuando.
  • Si tu bebé se acerca mucho a las cosas para verlas mejor, en especial, si la mala visión a edad prematura viene de familia.
  • Si tu bebé se muestra particularmente sensible a la luz o el sonido.
  • Si tu bebé aún no camina, camina de puntillas, o cojea o se inclina hacia un lado al caminar.
  • Si tu bebé parece usar solo una mano cuando juega, agarra cosas o trata de alcanzar objetos. Si tu bebé ya es muy diestro o zurdo, usará una mano con más frecuencia al comer o señalar. Pero debería usar ambas manos de la misma manera al jugar.
  • No puede unir dos objetos cuando juega, o aún juega con un objeto a la vez.
  • Si no toma una cuchara cuando se la ofreces.
  • Si no come solo.
  • Si ha perdido aptitudes que tenía antes.
  • Si no dice palabras reales.

Aunque cada bebé es diferente y alcanza las metas de desarrollo en tiempos únicos, todavía es bueno mencionar cualquier problema o inquietud sobre el desarrollo de tu bebé con tu médico.

También te puede interesar:

Toallitas húmedas

Toallitas húmedas Pampers® Natural Clean

Una suave y fuerte toallita húmeda para una limpieza refrescante