Viajar durante el embarazo

Viajar durante el embarazo

Hay varios factores que debes considerar si viajas durante el embarazo:

  • La etapa de tu embarazo en que se planifica el viaje
  • Si han habido complicaciones durante el embarazo
  • El tipo de viaje que se planea: auto, tren, avión
  • La distancia que llevará el viaje desde tu casa. 
  • Seguridad en los viajes: cómo asegúrarte de tener cobertura para tu viaje previsto

Etapa del embarazo:  Consecuencias del viaje

Viajar durante el primer y el segundo trimestre generalmente se considera seguro, aunque puede ser más cansado de lo habitual. Conoce las fechas ideales para viajar según el nacimiento de tu bebé con la CALCULADORA DE EMBARAZO de Pampers.

Viajar durante el primer trimestre puede suponer algunos retos, especialmente si tienes   náuseas o fatiga. Y el riesgo de tener hemorragias o abortos espontáneos es mayor durante estos meses.

El segundo trimestre es el momento del embarazo en que probablemente te sientas mejor y tengas más energía.  Es un excelente momento para un viaje. De hecho, ir de vacaciones, o hacer una escapada ‘(babymoon)’con tu pareja durante este período puede ser una oportunidad ideal para divertirse un poco solos antes de que llegue el bebé.

Viajar en el tercer trimestre puede ser incómodo y puede ser más riesgoso ya que podrías entrar en parto prematuro a kilómetros de tus propios médicos y hospital.

Algunas aerolíneas no permiten que viajen mujeres en las últimas semanas de embarazo sin la autorización de un médico.  Todo depende de la distancia del vuelo (nacional o internacional) y la aerolínea con la que vuelas.   A menudo esa autorización debe estar escrita dentro de las 72 horas anteriores al vuelo. 

Como puede ser difícil para la aerolínea saber en qué semana del embarazo te encuentras, es una buena idea consultar a tu médico acerca de cualquier próximo viaje.  Asegúrate de pedir un nota de permiso y llevarla contigo para evitar cualquier problema en el aeropuerto, especialmente si viajas a otro país.

Tipos de viaje

El viaje en auto probablemente sea el medio más cómodo para viajar durante el embarazo. Al conducir o andar en auto, detente cada una o dos horas y camina un poco para estirar las piernas; esto fomentará la buena circulación. Siempre recuerda abrocharte el cinturón de seguridad. Coloca la parte ventral del cinturón abajo del abdomen y coloca el arnés del hombro entre tus pechos.

Volar no debería causar ningún problema durante los dos primeros trimestres, por eso asegúrate de:

  • Organizar tu esquema de modo que no estés apurada y que tengas bastante tiempo entre los vuelos con conexiones
  • Reservar un asiento en el pasillo de modo que tengas un poco más de espacio y puedas ir al baño fácilmente cuando necesites.
  • Caminar por el pasillo cada hora para estimular la circulación de las piernas.
  • Mientras estés sentada, flexiona los pies hacia tu cara y haz círculos con los pies.
  • Usar calcetines de soporte también estimula la circulación de las piernas cuando tienes que estar sentada durante largos períodos.
  • Bebe mucha agua o jugo para estar bien hidratada.

Viajar en barco , en particular si se trata de un gran crucero, tampoco debería suponer problema durante los primeros dos trimestres. Y la mayoría de los barcos de cruceros cuentan con personal médico a bordo, en caso de que necesitaras asistencia. Si eres sensible al movimiento, quizás debas tomar algún medicamento para evitar mareos; pregunta a tu médico qué sería seguro tomar durante el embarazo. También puedes usar acupresión con bandas en la muñeca contra las náuseas que hay disponible por venta libre en la farmacia.

Distancia del viaje

Si viajas lejos de tu casa, puedes anticiparte y estar segura de que haya buenos recursos de atención médica en el destino. Lleva un registro de tu embarazo, e incluye las pruebas que te has hecho, los medicamentos que estás tomando, tu tipo de sangre, y cualquier otra información que pueda servir cuando estés fuera de la ciudad.

Si tienes que viajar fuera del país, es importante llevar copias de tus recetas para medicamentos, en caso de que los pierdas. Asegúrate de que tus inmunizaciones estén al día antes de planificar un viaje a países en que son necesarias las vacunas y recuerda que puede que no sea seguro actualizar algunas vacunas durante el embarazo.

Ten en cuenta que los cambios de clima o altitud y el tipo de comida puede producirte más incomodidad cuando estás embarazada. Limita los esfuerzos durante unos días después de llegar al destino, en particular, si el clima es caluroso o la altitud es elevada; esto permitirá que tu cuerpo se adapte a estos cambios.

Además de las consideraciones anteriores, siempre consulta a tu médico antes de planificar un viaje, en particular si vas a sufrir cambios de altitud. Tu doctor podrá darte un contacto médico en la zona de tu destino, en caso de que necesitaras ver a un doctor mientras te encuentras lejos de casa.

Con un poco de planificación anticipada y algunas precauciones sabias, viajar durante el embarazo puede ser seguro y placentero. ¡Buen viaje!

También te puede interesar: